Cómo reacciona una persona ante el riesgo financiero

 ¿Alguna vez te haz preguntado de qué depende la decisión de realizar una inversión o no?

Hoy estamos aquí para conocer un poco sobre los factores que influyen en este escenario. Durante el desarrollo de esta operación en nuestra mente, juega un papel fundamental el equilibrio entre el sistema de recompensa cerebral, que se activa ante una posible ganancia y el sistema de negación a la pérdida que el cerebro activa ante una pérdida en potencia. Una misma inversión puede ser interpretada de forma distinta por el cerebro, ya sea como una “oportunidad imperdible” o como “un movimiento peligroso”.

Es por esto, que podemos afirmar que dependiendo del mensaje que active cualquiera de los dos sistemas de nuestro cerebro, así será la respuesta ante una posible inversión.

¿Qué pasa se nuestro sistema de aversión a la pérdida se mantiene activado de forma prolongada? Simple. Esto nos provocará ansiedad, estrés, dolor y disgusto. Además, al ser activado constantemente, nos hará sentir miedo al fracaso, dando lugar a un exceso de rechazo al riesgo.

 Es aquí donde juega un papel fundamental la manera en la que se deben presentar los datos a un posible inversor, pues una respuesta positiva depende de cómo se expongan los beneficios sobre el riesgo.

 

Observa este ejemplo de cómo funciona normalmente nuestro cerebro:

Entre la opción de tener el 5% de probabilidades de morir ahogado o el 95% de probabilidades de sobrevivir, la mayoría de las personas elegirían la segunda opción, sin tomar en cuenta que la probabilidad de supervivencia es la misma en ambos casos.

Esto es porque nuestro cerebro se inclina por la alternativa más robusta, ya que los número positivos altos inspiran mayor confianza.

 

 Conclusión:

Nuestro rechazo al riesgo está influenciado directamente por nuestras emociones y por la manera en que nos es presentada la información.

Además de esto, también variará en relación de diferentes características, como la aceptación de más riesgo en función de la edad del inversor, si es hombre o mujer, del día de la semana, de la temperatura, del tamaño de la recompensa o bien las características puntuales de la parte positiva o negativa de la información presentada. Otro factor determinante será si existen varias opciones o sólo una.

 

Ahora veamos un ejemplo directamente financiero:

¿Qué prefieres?

  • Una ganancia segura de Q30.000.
  • Una probabilidad del 80% de ganar Q40.000 y un 20% de perderlo todo. 

 

La mayoría de personas siempre se inclina por la ganancia segura a pesar que la alternativa B tiene una esperanza matemática más elevada.

En adelantos te recomendamos que siempre te tomes el tiempo para identificar bien tus opciones. Tu salud mental es lo más importante y por lo tanto, el análisis de todas las variables emocionales y racionales te indicarán tu tolerancia al riesgo, definiendo el rumbo a seguir en tus decisiones económicas.

Suscribete