Guía para tener una deuda sana

Seguramente te estarás preguntando si en verdad existen buenas y malas deudas, así que comenzaremos por definir rápidamente a qué nos referimos con estos 2 conceptos.

Puesto de forma simple, las deudas buenas son las que te ayudan a subir tu puntuación en el buró de crédito, generar historial favorable y a crecer tu patrimonio. Son controladas, conscientes y siempre pagadas a tiempo.

Por eso afirmamos que algunas deudas le pueden ayudar a tu historialfinanciero. 

Por otro lado, las deudas malas son esas que te preocupan, que se te olvidan, que te cuestan de más y que te hacen perder tu dinero.

Por lo general, son la mayoría de las cosas que compras por impulso, a “meses sin intereses”. En conclusión, todo aquello que reamente no necesitas, pero que sobretodo, no podrás pagar sin meterte a problemas.

Una deuda sana preferiblemente no debe pasar del 30% de tu sueldo

Con esto nos referimos a las que debes pagar a mediano y largo plazo, como los pagos de tu vehículo, la compra de un celular o algún electrodoméstico.

Cumplir con esta regla, asegura que puedas pagar sin problemas mes a mes y así construir un récord crediticio favorable.

Recuerda que las deudas pasan a formar parte de los gastos mensuales obligatorios.

Debes tener presente que a los pagos necesarios para garantizar tu vida cotidiana, debes sumar estas nuevas adquisiciones que realizas fuera de tu plan previamente establecido. Al final, debes ser capaz de cubrir todo sin caer en un balance negativo.

¿Qué pasa cuando te aventuras a tener tu casa propia?

Para todos aquellos que desean comprar una casa o apartamento con un crédito hipotecario, ya sea para vivir o para contar con un inmueble como inversión, tienen la posibilidad de subir este porcentaje de deudas a un 36%.

Esto incluye el pago de la vivienda, además de las deudas generales. La recomendación es que destines el 28% de tus ingresos mensuales al pago de la hipoteca y el resto para llegar al 36% con tus otras deudas.

Es decir, que será un 28% para el pago del inmueble y el otro 8% para las compras que ya hemos mencionado, como el teléfono a plazos, la pantalla nueva de tu casa y demás artículos que adquieras al crédito.

Ahora que ya conoces los porcentajes que te proponemos, es hora de poner en orden tus finanzas. De esta manera, podrás gozar de una situación financiera favorable, la cual puede abrirte puertas importantes
en un futuro.

Por último, te recomendamos que nunca adquieras una nueva deuda, sin haber ejecutado un presupuesto realista que te permita conocer tus opciones y capacidad de endeudamiento.

En Adelantos reconocemos la importancia de mantener tus finanzas claras y al día. Mantente pendiente de nuestro blog, para recibir más consejos.

Suscribete